Análisis del mercado de energías renovables: África y sus regiones


January 2022
ISBN : 978-92-9260-436-3

Un resumen para responsables de políticas

Un sistema energético centrado en la energía renovable puede ayudar a resolver muchos de los desafíos sociales, económicos, ambientales y de salud de África. Una transición energética profunda no solo es factible, sino que es esencial para un futuro climáticamente seguro en el que se cumplan las prerrogativas del desarrollo sostenible. Las energías renovables son clave para superar la pobreza energética, proporcionando los servicios energéticos necesarios sin dañar la salud humana o los ecosistemas, y permitiendo una transformación de las economías en apoyo del desarrollo y la industrialización.

África es extraordinariamente diversa, y ningún enfoque por sí solo promoverá su futuro energético. Pero se deben realizar esfuerzos para construir sistemas energéticos modernos, resistentes y sostenibles en todo el continente para evitar atrapar a las economías y sociedades en sistemas energéticos cada vez más obsoletos que las agobian con activos varados y perspectivas económicas limitadas.

Este informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), desarrollado en colaboración con el Banco Africano de Desarrollo (AfDB), establece las oportunidades disponibles, al mismo tiempo que reconoce los desafíos que enfrenta África. Establece un camino hacia un sistema de energía basado en energías renovables y muestra que la transición promete ganancias sustanciales en el PIB, el empleo y el bienestar humano en cada región del continente.

Entre los hallazgos:

Gran parte de África ha quedado hasta ahora fuera de la transición energética:

  • Solo el 2 % de las inversiones mundiales en energías renovables en las últimas dos décadas se realizaron en África, con importantes disparidades regionales.
  • Menos del 3 % de los empleos mundiales en energías renovables se encuentran en África.
  • En África subsahariana, la tasa de electrificación se mantuvo estática en 46 % en 2019, con 906 millones de personas que aún carecen de acceso a tecnologías y combustibles limpios para cocinar.

Pero el continente tiene un enorme potencial:

  • África tiene un gran potencial de recursos en energía eólica, solar, hidroeléctrica y geotérmica y la caída de los costos está poniendo cada vez más las energías renovables al alcance.
  • África Central y Meridional tiene abundantes recursos minerales esenciales para la producción de baterías eléctricas, turbinas eólicas y otras tecnologías bajas en carbono.

La última década ha visto avances:

  • El despliegue de energía renovable ha crecido en la última década, con más de 26 GW de capacidad de generación basada en energías renovables añadidas. Las mayores adiciones fueron en energía solar.
  • Las inversiones anuales promedio en energía renovable se multiplicaron por diez, de menos de USD 500 millones en el período 2000-2009 a USD 5 mil millones en 2010-2020.
  • Las soluciones de energía renovable distribuida, incluidos los sistemas autónomos y las minirredes, están desempeñando un papel cada vez mayor en la expansión del acceso a la electricidad en áreas fuera de la red y fortaleciendo el suministro en áreas ya conectadas.

A pesar del difícil alejamiento de las fuentes de energía intensivas en carbono, la transición energética, cuando va acompañada de una canasta de políticas adecuada, es una gran promesa para África:

  • La transición energética bajo el escenario de 1,5 °C de IRENA predice un PIB un 6,4 % más alto, un 3,5 % más de puestos de trabajo en toda la economía y un índice de bienestar un 25,4 % superior al obtenido con los planes actuales, en promedio hasta 2050.
  • Los empleos creados en la transición a la energía renovable superarán los que se pierdan al alejarse de la energía tradicional. Cada millón de dólares estadounidenses invertidos en energías renovables entre 2020 y 2050 crearía al menos 26 empleos por año; por cada millón invertido en eficiencia energética se crearían al menos 22 empleos-año al año; para la flexibilidad energética, la cifra es 18.

Para que estos beneficios se materialicen, se requerirá lo siguiente:

  • Un paquete integral de políticas que combina la búsqueda de objetivos climáticos y ambientales; desarrollo económico y creación de empleo; y la equidad social y el bienestar de la sociedad en su conjunto.
  • Instituciones sólidas, cooperación internacional (incluida la cooperación Sur-Sur) y una coordinación considerable a nivel regional.